lunes, 15 de febrero de 2016

Propositos para el dia. Creando nuestra realidad.

Excelente propósito para comenzar el día. Creamos nuestra realidad 🌹
¡ 10 maneras de comenzar bien el DÍA !  Compartido por Rafael Rivas.

1. HOY NO RESPONDERÉ UN INSULTO O AGRESIÓN: Si alguien es ofensivo, si alguien es insultante, si alguien es terriblemente malo conmigo... no responderé de la misma manera, de todas maneras a quien se está agrediendo es a sí mismo, sólo que proyecta su enojo en mí.

2. HOY LE PEDIRÉ A DIOS QUE BENDIGA TODO EL QUE SE CRUZA CONMIGO": Si me cruzo el día de hoy con alguien que me trate injustamente, le pediré tranquilamente a Dios que bendiga a esa persona... Bendeciré a mi vecino, a mis compañeros de trabajo y a toda persona que hoy se cruce conmigo, simplemente diré mentalmente TE "BENDIGO"!!!!
3. HOY TENDRÉ CUIDADO EN TODO LO QUE DIGA: tendré un cuidado minucioso en escoger las palabras para no caer en chismes o insultos. También controlaré lo que pienso, mis pensamientos también contaminan mi campo mental y energético.
4. HOY TRATARÉ DE LLEGAR MÁS LEJOS: Encontraré caminos para ayudar y compartir el dolor de alguien más. Y también tomaré contacto con lo "que me pasa" y con AMOR me haré cargo de mis necesidades.
5. HOY PERDONARÉ: Perdonaré cualquier daño o insulto que venga a mí el día de hoy. Inclusivo de los míos propios hacia mí, muchas veces somos más duros con nosotros que nuestros peores "enemigos", tendré control con MI JUEZ INTERNO!
6. HOY HARÉ ALGO AMABLE POR ALGUIEN, PERO LO HARÉ EN SECRETO: Hoy ayudaré a alguien sin hacerme auto publicidad. Como dice un antiguo texto "que mi mano no se entere lo que da la otra", o simplemente estaré al lado de quien me necesite simplemente acompañando.
7. HOY TRATARÉ A LOS OTROS COMO DESEO SER TRATADO: Practicaré la regla de oro- "no haré a los demás, lo que no quiero que te hagan" Pongo en práctica la regla de ORO: TODOS SOMOS UNO.
8. HOY LEVANTARÉ EL ESPÍRITU DE ALGUIEN QUE ESTÉ DEPRIMIDO: Mi sonrisa, mis palabras, mi expresión de apoyo, pueden ser la diferencia para alguien que está en plena batalla en su vida. Si tengo a un amigo, o familiar que no esté pasando un buen momento, lo acompañaré, un simple abrazo hace la diferencia.
9. HOY CUIDARÉ MI SALUD: Sólo me alimentaré con alimentos que le hagan bien a mi cuerpo, saldré a caminar o haré una actividad física que me guste. Miraré la vida como lo hace un niño con sorpresa y alegría!!
10. HOY CRECERÉ ESPIRITUALMENTE: Hoy le dedicaré más tiempo a la oración: y a leer textos inspiradores ... Buscaré un lugar tranquilo (un lugar durante el día) y escucharé la dulce voz de Dios!!!
Publicado por mi amiga Brigitte Viguier 🌹

lunes, 18 de enero de 2016

NADA ES LO QUE PARECE.


“No Vemos al mundo como es, vemos al mundo como somos”   BUDA.

La vida no es como creemos, la vida es como la interpretamos. Pensamos que la “realidad” es lo que está delante de nuestros ojos y nada más alejado de La Realidad.
 Estamos seguros que “la verdad” es como nosotros vemos el mundo. Se ha demostrado infinitas veces que cada uno mira la misma situación y la interpreta  a su manera. Para una persona un partido de futbol puede ser una experiencia inútil y aburrida mientras que para otra despertar un sinfín de emociones y pasión. Y en verdad el partido es el mismo.
Mientras que para miles de mujeres un hombre puede pasar desapercibido para otra puede ser el más lindo del mundo y el amor de su vida. El hombre es el mismo.
Existe una realidad objetiva  por ejemplo: una casa.  Ahora  esa casa es donde me crie, entonces esa casa tiene una realidad subjetiva. Para mi tiene cientos de significados en mi vida.
Y así podemos dar infinitos ejemplos. La vida, las personas y las cosas son como son y son como las observamos.
El problema que suscita cuando no nos damos cuenta de esto es que quedamos atrapados en la trampa de nuestras absurdas certezas. Y desde nuestras certezas nace algo que nos hace mal a nosotros y a los que nos rodean: El juicio.
Juzgamos al mundo y a las personas no como en realidad son, sino desde nuestra limitada percepción humana. El Gran Enunciado de la Ontología del Lenguaje nos recuerda que: “No sabemos cómo las cosas son, solo sabemos cómo las interpretamos.”
Cuando ligeramente criticamos a alguien y decimos cosas como que es un amargado, loco antipático o lo que sea que observemos, no tenemos ni la más remota idea porque esa persona esta amargada, loca o antipática. Cada uno vive su propio paraíso o infierno, detrás de cada persona muchas veces hay angustia, vacío, depresión, miedo etc. y nosotros solo vemos el exterior de cada ser y es allí donde los juzgamos sin piedad. Y rápidamente sacamos la conclusión de cómo, según nosotros “es” esa persona.
Lamentablemente este mecanismo de pensamiento la sociedad lo tiene incorporado de manera automática, y nos vivimos juzgando y criticando todo el tiempo.
Sera por eso que uno de los tantos consejos que nos dejó Jesús fue: “No juzgues porque con la misma medida que juzgues serás juzgado”.
También nos ocurre con la interpretación de los sucesos de nuestra vida, cuantas veces creímos que los que nos pasaba era nuestra gran tragedia y termino siendo una bendición.
Conozco a varias personas que cuando sus parejas los abandonaron, sintieron que era el fin del mundo y luego más adelante conocieron al Amor de su vida. Ahora miran para atrás y observan que gracias a que los abandonaron pudieron conocer a esa persona que trajo tanta alegría a su vida. Detrás  de muchas crisis se encuentran escondidas grandes bendiciones. El secreto está en no juzgar rápidamente por lo que nuestros cinco limitados sentidos observan. Realmente sabemos muy poco como las cosas son y así y todo pensamos y hablamos como Si supiéramos. Somos opino logos profesionales y en eso nadie nos gana.
Considero que la señal de una persona madura espiritual y emocionalmente es aquella que aprendió a no juzgar, porque se dio cuenta, como Sócrates, que no sabe nada.
Erradicar este vicio de creer saber cómo las cosas son y de juzgar rápidamente, no será tarea sencilla para aquel que quiera superarse, ya que está arraigado en nuestro ADN, y viene de generación en generación. Hasta es parte de nuestra cultura.
Necesitamos dejar de lado nuestra soberbia, reconocer la ceguera y ser muy humildes para darnos cuenta lo finito y limitado que somos.
Pero si alguien  ha tomado la divina misión de dejar de juzgar y comenzar a trabajar en su propia persona. Habrá retomado el camino de la salvación. No será tarea fácil, pero valdrá la pena.
Ocurrirán los más grandes milagros…comenzaremos a ver con los ojos del Corazón.

Carlos Murua,  Coach Ontologico.

viernes, 24 de abril de 2015

VICTIMA O PROTAGONISTA

Victima es una postura interna que adoptamos frente a la vida y sus circunstancias.
Son reacciones inconscientes que tenemos ante diferentes situaciones.
La victima relata su vida y lo que le sucede como ajenas a su vida.
Los resultados que obtiene dependen de las circunstancias y no de su acción.
Sus males son por culpa de otros.
Postura infantil que genera un estado emocional de angustia, impotencia ira y resentimiento.
Cuando somos niños si en un examen nos fue mal decimos: “me aplazaron o me bocharon”, y cuando nos va bien decimos me saqué un 10.
Si nuestro equipo favorito gana decimos “Ganamos”, y si pierden decimos “perdieron estos troncos”
Nos apropiamos del éxito y nos disociamos del fracaso.
Frases comunes de victimas: “llegue tarde por el trafico”, “no termine el trabajo o no estudie por……. (Infinidades de excusas). “Se quemó la comida”, “se cayó el sistema” “acá no se vende nada”, “está todo parado”etc.

Beneficios de la postura de victima
No tengo la culpa, todos queremos ser inocentes, (Yo no fui).
Hay dos cosas ciertas en el discurso de la víctima: Son verdaderas y Soy inocente.
Compro inocencia pero pago impotencia.
Perjuicio:
Las explicaciones tranquilizantes (Excusas) nos dejan sin poder. Quedamos imposibilitados de encontrarle una solución al conflicto. Cierro toda posibilidad de mejorar y lograr resultados favorables.
“Si no somos parte del problema tampoco podemos ser parte de la solución”

PROTAGONISTA.
El protagonista no cree que su suerte dependa de las circunstancias.
No echa la culpa a los demás ni a las circunstancias externas.
Es proactivo, se hace cargo de la parte que le toca y actúa en consecuencia.
Aprende de sus errores para sus acciones futuras.
No ve el fracaso como una tragedia si no como una posibilidad de aprendizaje.

BENEFICIOS DEL PROTAGONISTA
Aumenta la autoestima.
Promueve acciones para mejorar.
Desarrolla el auto liderazgo.
Construye mejores relaciones interpersonales.
Fomenta el autoconocimiento y el desarrollo personal e interior.
No dependo de terceros n espero nada de nadie.
Ser protagonista nos deja la placentera sensación de que tengo el poder para elegir el destino de mi vida.
Tomo el control de lo que quiero ser y hacer con la vida que Dios me dio.


El Protagonista dice: yo soy mi problema pero también soy mi solución.

miércoles, 15 de abril de 2015

El Condicionamiento




«Ser uno mismo en un mundo que constantemente trata de que no lo seas, es el mayor de los logros». EMERSON.

El sistema social y familiar nos ha condicionado a su imagen y semejanza. Cuando nacemos en esta tierra, venimos totalmente libres , puros y sin influencias externas, pero lentamente a medida que vamos creciendo los mayores nos van indicando como tenemos que comportarnos, qué tenemos que hacer, qué cosas no tenemos que hacer, cómo debemos pensar y hablar ,y qué cosas elegir y cuáles no. Lo que está bien y lo que está mal. Siempre por supuesto ante la mirada subjetiva de los adultos que “saben” cómo son las cosas. Muchos de nuestros progenitores, con las mejores intenciones, nos decían qué teníamos que hacer, cuando en realidad varios de ellos no le habían encontrado la vuelta a la vida.
El niño aprende los comportamientos sociales por observación e imitación de modelos. A medida vamos creciendo desarrollamos conductas automáticas en nuestra vida. O sea, aprendemos por lo que vemos y hacemos, lo que nos dicen que hagamos, pero no aprendemos por propia experiencia. De hecho nos impusieron  qué teníamos que hacer y a muy pocos le preguntaron que querían ser y que querían hacer.

El sistema no nos dio muchas opciones para elegir. Ni siquiera tuvimos tiempo para pensarlo. Este es un modelo, más o menos parecido de condicionamiento que nos impusieron a la mayoría de nosotros:
Debíamos ir a la escuela primaria, nos dieron  uniforme (una sola forma), luego la secundaria, si no vamos a la universidad, hay que tener un oficio o trabajar, para juntar dinero, para casarse, tener hijos, comprar una casa donde viva nuestra familia, un auto para transportarlos, salir de vacaciones, mirar la televisión, seguir trabajando para mantener el estilo de vida, jubilarse y morir.

   En la película The Truman show, Jim Carey en el personaje de Truman dice: “Aceptamos la realidad del mundo que nos presentan”.
La clave para ser libres de este condicionamiento estará en hacer un trabajo a conciencia de autoconocimiento. Conocerse bien a fondo, saber quien soy de verdad, qué es lo que verdaderamente quiero y qué cosas no quiero para mi vida. Conocer mis talentos , pulirlos y ponerlos al servicio de esos sueños que hace años están en el corazón.
Para esta trabajo quizás necesitemos ayuda de un terapeuta un Coach o algún especialista con las herramientas necesarias para que te sirvan de espejo y así descubrir tu verdadero ser, tu esencia.
Lo importante es descubrir lo que vos querés hacer y lo que querés ser, no lo que la sociedad o las modas imponen. No es una labor que se recojan frutos de un día para el otro, quizás lleve meses o años, pero seguro que valdrá la pena. El resultado será el fruto de ser vos mismo.

"Me percaté de cuántas ideas falsas había admitido siempre como verdaderas, y de cuán dudosas eran las que, a lo largo de mi vida, había construido sobre ellas. De modo que era preciso arrancarlas de raíz, para comenzar de nuevo desde los cimientos. Por tanto me he procurado un reposo tranquilo, en apartada soledad, con el fin de dedicarme en libertad a la destrucción sistemática de mis opiniones".
- René Descartes



CARLOS MURÚA, COACH ONTOLÓGICO.

miércoles, 8 de abril de 2015

Podemos ser mejores de lo que somos.



Hoy en día tenemos al alcance de la mano un sin fín de herramientas para mejorar, cambiar, o superarnos.  En otras palabras ser mejores seres humanos y mejorar nuestra calidad de vida. Como nunca antes en la historia de la humanidad el hombre tiene a su entera disposición un arsenal de material y posibilidades de enriquecer y desarrollar para bien su vida. Psicología, counceling, Coaching ontológico, cursos de liderazgo personal, autoestima, Yoga, grupos de ayuda, espiritualidad etc. A su vez estas disciplinas poseen una variada oferta de libros, CD, videos por internet, talleres, conferencias, y la lista es enorme.
Hay muchas personas que se dieron cuenta y comenzaron a hacer un trabajo a conciencia con ellos mismos, aprovechando al máximo el tiempo que están viviendo.
Pero también hay multitudes de personas que aun no se han dado cuenta que en sus manos está la gestión de cambio que tanto necesitan.  En lo profundo de su corazón creen que son así como son y que no hay posibilidades de cambiar y ni siquiera lo intentan.
Existen personas que cargan con problemas emocionales , psicológicos o existenciales durante años, pero no hacen nada para superarlos, solo invierten tiempo y energía en mejorar su vida exterior: Trabajo, dinero casa, o estética, solo para dar algunos ejemplos.  Es tan absurdo como sufrir de dolor de muelas y no acudir al dentista y creer que el dolor va a pasar solo. En otras palabras es doloroso ver la cantidad de ofertas y opciones para mejorar y tanta gente que no las aprovecha.
¿POR QUE DEBEMOS MEJORAR?
Como decíamos en el número anterior, la vida es un cambio permanente. Desde que el hombre está en la tierra, viene desarrollándose. También sucede en los animales, como la afirmo Darwin en la evolución de las especies. Parece que las leyes de la naturaleza le  indican al hombre que hay que avanzar, crecer, cambiar, mejorar.  Es como caminar en la nieve, hay que avanzar permanentemente, porque quedarse implica hundirse. Y en la vida cuando no avanzamos no solo  nos quedamos estancados, si no también nos hundimos.  O sea que es antinatural no evolucionar. Hoy en día por las calles de la ciudad vemos hombres y mujeres estancados, resignados, entregados a la rutina y a la monotonía con que esta los envuelve. Vivos pero sin vida, hace rato que están entregados a una vida mediocre y solo con objetivos materiales y superficiales.
Tristemente escucho cada vez más gente decir la desgraciada frase. “Es lo que hay”. Frase que implica resignarse y cerrar toda posibilidad de cambio, como que no hay más nada por hacer.
El desafío más grande que un ser humano tiene es primeramente consigo mismo. La necesidad de auto conocerse a fondo, con sus luces y sombras, saber lo que hago bien y me gusta y hacerlo, descubrir cual es la pasión de la vida y entregarse de lleno para escribir la propia leyenda, como enseña Paulo Cohelo en el Alquimista. Superarse , no competir con nadie, sabiendo que “La lucha es de igual a igual contra uno mismo” (Juan Carlos Baglietto, el témpano)
Desechar el pensamiento mágico que las cosas se van a arreglar solas, que ya vendrán tiempos mejores y cosas por el estilo, quien piensa así, espera que los cambios se produzcan en el afuera, cuando en realidad los verdaderos cambios comienzan en nuestro interior. Como se dijo infinidades de veces” Cambia tu forma de pensar y cambiara tu forma de vivir”.
Elimina de tu vida todo juicio sobre ti mismo que te limite, no digas : -Yo no cambio más!, Soy igual a mi papa!, ¿ a esta altura? - Ya soy así!  Etc.
No somos un producto terminado, no somos “así” definitivamente. Como lo postula la ontología de lenguaje; Estamos siendo,  Día  a día podemos diseñar nuestra vida.
Por eso cuando nos superamos, estamos conectados con la naturaleza de la vida y estamos llenos de vida, mas allá de los problemas diarios. Cuando mejoramos nuestra autoestima crece, nos damos cuenta que podemos, confiamos en nosotros mismos, tomamos los errores del pasado como aprendizajes y todo esto se nota en nuestro entusiasmo.  Hasta cambiamos el humor, el tono de voz y  la mirada.
Todos tenemos un inmenso potencial por descubrir, la mejor versión de nosotros mismos aun no ha visto la luz.
No importa todo lo que tengas que cambiar, lo importante es tomar la firme determinación y comenzar a trabajar fuerte en  áreas débiles y oscuras que todos tenemos. La buena noticia es que todo lo que te propongas trabajar en tu vida lo podes lograr. Aquello que no te agrada y sabes que te hace mal es posible modificarlo.
Esto no se soluciona solo con un par de libros y afirmaciones positivas, pero tranquilo, tenés toda la vida por delante. Te vas a sentir muy bien con vos mismo y te lo van a gradecer muchísimo todos los seres queridos que te rodean. Es más, casi nadie te lo dice pero quien te quiere desea lo mejor para tu vida y espera que cambies y que mejores como persona.
Facundo Cabral dijo: “procura ser feliz si no andarás amargando a todo el barrio”
Como Coach personal, en cada persona que atiendo, observo un antes y un después cuando han decidido superarse a sí mismo.
Así que vamos!! Animate toma el control remoto de tu vida y comenzá a trabajar en tu superación. Como te dije al principio de la nota. Tenemos al alcance de la mano un sinfín de recursos y herramienta para lograrlo. Solo hay que poner de nuestra buena voluntad.
El mundo y los que te rodean a diario te lo van a agradecer.
CARLOS MURÚA.  
Coach Ontológico.